Conoce los tipos de tragaperras

Los mayores mitos de las slots

Ya sabemos todos que alrededor de las máquinas tragamonedas hay un enorme halo de misticismo, supersticiones y mitos fantásticos que se han ido acrecentando con el paso de los años o incluso las décadas. Muchos de ellos son sumamente curiosos y divertidos, por lo que vamos a repasar algunos para que te hagas una idea de hasta dónde llega la imaginación del ser humano. Insistimos en que todos ellos carecen de fundamento alguno.

Uno de los mitos más extendidos es sobre la temperatura. Según la creencia de algunas personas, si tocamos una máquina tragamonedas y comprobamos que esta se encuentra caliente, es que está a punto de dar un premio de gran cantidad. De la misma forma, muchos dicen que si introducimos monedas que estén muy frías, las probabilidades de hacernos con premio aumentan de forma considerable. Ambos hechos, obviamente, se han demostrado falsos tras algunos estudios.

Otra fantasía muy curiosa es la de los patrones, concretamente aquellos con forma de X. Según la “leyenda”, si en una tirada no premiada podemos identificar un patrón con forma de X usando los símbolos de los rodillos, esto significaría que la máquina está a punto de dar premio en la próxima o en las próximas tiradas. Una vez más, nada de esto ha quedado demostrado.

Por supuesto, también podríamos entrar en apartados conspiratorios más propios de películas de ciencia ficción que de la realidad. No son pocos los que insisten en que los casinos saben a la perfección qué máquina está a punto de repartir una gran suma de dinero, por lo que (siempre según estos conspiratorios) los gerentes del casino siempre optan por aislarlas de las demás, colocándolas en lugares menos visibles o menos transitados por los jugadores. Por lo tanto, estos defienden que siempre que veas una máquina tragamonedas aislada y con un posible bote elevado, te centres en ella. Al no ser un hecho científico, nunca se ha podido aclarar o desmentir cuánto de cierto hay en esto.

Por último, pero no por ello menos curioso, están las conspiraciones contra el propio casino, similar a la que hemos nombrado anteriormente. Hay algunas personas que afirman que a altas horas, donde ya muchos jugadores empiezan a estar agotados por el cansancio, algunos casinos comienzan a bombear aire mucho más rico en oxígeno para que sus clientes vuelvan a sentirse más despiertos y, en consecuencia, con las mismas ganas de jugar.

Está claro que hay mitos o suposiciones que jamás podrán ser ni corroboradas ni desmentidas, lo que no hace otra cosa que seguir alimentando los bulos sobre este sector. Al fin y al cabo tanto la ciencia como los números mandan y está más que demostrado que una máquina tragamonedas se basa en algoritmos aleatorios al 100% programados para que den dinero cuando tienen que hacerlo, nada más. Pero si algo que te podemos asegurar es que mientras sigan existiendo las slots, también lo harán las fantasías alrededor de ellas.